Portugal, un país con encanto

Portugal, situado en el sudoeste de Europa en general y de la Península Ibérica en particular, es un país con encanto. Como tal, Portugal —cuyo nombre proviene de Portucal, Portus Cale, el puerto de una fortificación llamada Cale— es un país con casi mil años de historia. Antes de conocerse como Portugal,  en esta tierra vivieron y por ella pasaron gentes de todo tipo de culturas: tartesos, celtas, fenicios, cartagineses, griegos, romanos, suevos, visigodos, musulmanes, judíos y un largo etcétera. El resultado de todo ello es un pueblo acogedor, amable y vitalista.

Con más de noventa mil kilómetros cuadrados de extensión, Portugal dispone de casi mil ochocientos kilómetros de costa. El Tajo, su principal río, divide al país en dos partes. Desembocan en su litoral, además, el Duero, el Guadiana y el Miño, por lo que Portugal cuenta con un territorio envidiablemente hidratado. En el norte, abunda el paisaje montañoso, mientras que en el sur se extienden amplias planicies. Los archipiélagos de las Azores   y de Madeira completan una geografía donde impera el verde por todas partes. No en balde, Portugal dispone de más de tres millones de hectáreas de bosque —zonas forestales de alcornoques, de castaños, de encinas, de eucaliptos,    de pinos piñoneros, de pinos resineros y de quejigos— y de siete reservas de la biosfera —Paúl do Boquilob, la isla de Corvo, la isla Graciosa, la isla de Flores, Geres-Xures, el archipiélago de las Berlengas y Santana—. Ojo. Casi nada.

Igual que España, Portugal disfruta de un clima mediterráneo, suave. Nunca hace demasiado frío o demasiado calor. En otoño y en invierno, el frío, la lluvia y el viento destacan en el norte; en primavera y en verano, el sol y las temperaturas elevadas destacan en el sur. Como ya hemos dicho antes, un clima mediterráneo.

La fauna de mamíferos en Portugal es especialmente rica. Abundan la cabra montés, la comadreja, la jineta, la liebre, el lince, el lobo, el tejón y el zorro, pero, sobre todo, las aves. Portugal es un punto de encuentro clave de muchas aves migratorias a caballo entre África y Europa.

En definitiva, Portugal es un país muy rico en cosas que nos importan:  agua, fauna y flora. ¿Qué hay más importante? En resumen, Portugal es un país encantador por sus muchos encantos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *