Un jardín en tu propia casa

La vegetación tiene un gran potencial, pero no hace falta adentrarse en plena jungla para disfrutar de la naturaleza. Uno puede tener sus propias plantas en la terraza o en el balcón de casa. Todo depende del tiempo y dinero que quieras invertir, pero está más que comprobado que un poco de verde (y otros colores) ayudan a resaltar la belleza de nuestro espacio y a darnos un poco de aire puro en medio d la ciudad.

No cabe duda de que los conocimientos de cada uno se verán proporcionalmente reflejados en el jardín. Lo bueno que tiene la jardinería y la botánica en general es que es perfecta para todos los niveles. Aquellos principiantes que no tengan mucha idea pueden probar con una o dos plantas y ver cómo va la cosa. Hay plantas que necesitan muy pocos cuidados y apenas un poco de agua les sirve para sobrevivir durante meses. Incluso aquellas personas que no tienen un espacio exterior como un balcón o una terraza pueden atreverse con la sansevieria o lengua de tigre.

En caso de que ya tengas cierta experiencia con las plantas y quieras un poco de color y complejidad, puedes optar por los rosales. Con una de las flores más míticas de la jardinería, empezarás a investigar sobre cuál es el mejor abono y riego para tratar de que luzcan siempre a la perfección. Si pasa el tiempo y va todo bien, debes pasar al siguiente nivel y plantar frutales y verduras, porque no hay nada mejor que alimentarse de aquello que has cultivado tú mismo. Hoy en día están muy de moda los macetohuertos, que permiten autoabastecerse de frutas y verduras en tu pequeño rincón urbano. Además de ser un hobbie la mar de saludable, aprenderás mucho sobre el mundo de las plantas.

Comments are closed.